dimarts, 28 d’agost de 2012

Autoretrato de Goya, 1815.

Autoretrato, Goya, 1815, Museo de El Prado.

Este autoretrato es también Pintura Negra. Fue incluído en el inventario de las Pinturas Negras de la Quinta del Sordo.

Y la inclusión no sólo es material.

También yo, como otros, ven especialmente en este Goya al autor de las Pinturas Negras.

Esta sería la primera Pintura Negra : cuando las pinturas se empezaban a formar en la mente y el corazón de este español seleccionado por los dioses para el arte y para el sufrimiento.

¡Lo que daría por un autoretrato así en Burdeos! Sólo por poder comparar.

Pues sí que hay retrato en Burdeos.

Autoretrato con gorra, 1824, Goya, Museo de El Prado.
Y aquí está el Goya exiliado. Alguien puede encontrar una imágen más perfecta del exiliado. Del que ha sido obligado a abandonar su identidad. Alguien es capaz de reconocer a Goya en este autoretrato?

La foto de perfil, como las de la policía. El gesto inexistente. La mínima expresión del rostro que puede ser válida para un retrato. Huyendo la mirada. El autoretrato del no-Goya. No del anti-Goya. Eso hubiera sido aún, todavía demasiado. Es el retrato del que no existe en Burdeos. Es, sin embargo, la máxima expresión de su españolidad, de un dolor de anomia - como un Ovidio que se muere de pena lejos de Roma, un Nevio, que no lo soporta y se suicida, como tantos otros auténticos enraizados- ¡tantos vascos! que me duelen especialmente - patriotas, sí, aunque el término amarillea de desidia y desdén dentro de una cultura que huye pavorosamente de todo lo auténtico, incluido el concepto de la patria de uno, - un recuerdo para Patricia, - no te identifico porque querrán destruirte - lo más auténtico que me he encontrado ultimamente- .

Lo más bello, insisto, no lo encuentro en los museos, aunque sí, hay que decirlo, de camino.

Así mí me parece Goya después de contemplarlo.

Como Juan de la Encina también "he pasado largos ratos de mi vida, tratando de penetrar en el misterio vital de este hombre." (Goya, su mundo histórico y poético, La Casa de España en México, 1939, pg.106)

Y en honor a la verdad debo decir que el retrato que contemplaba De la Encina era este:

Autoretrato, 1815 de Goya, Real Academia de las Bellas Arte de San Fernando. 


Debo darle las gracias por lo acertado de sus comentarios pues no me parecía la del Autoretrato, 1815 del Museo de El Prado, "la faz de Goya revestida de frescura juvenil y que nadie puede suponer que ese rostro es el de un setentón que habría sufrido las peripecias y humillaciones de una guerra de seis años, que había perdido su brillante posició social, (...)".

Como se puede apreciar fácilmente el Autoretrato, 1815 de la Real Academia de las Bellas Artes de San Fernando, que es el que contempló De la Encina, presenta un aspecto, digamos, algo más jovial que el del Museo de El Prado.

Pero creo, de todas formas, que Dela Encina exagera un poco la jovialidad de Goya.

Casi me atrevería a decir que aquí comienza, se anuncia, - en esta conjunción de pena por el desastre nacional y de enorme sensibilidad -, el proceso que le llevará al borde la muerte cuatro años más tarde.

Pero al fin, ¿qué se puede decir de estos dos retratos gemelos? ¿Alguien ha dicho algo sobre esta leve repetición? ¿Quién sabe algo?

Yo, hasta lo que sé, creo que a nadie le ha extrañado esta quasi-repetición.

dimarts, 21 d’agost de 2012

El gesto en Las PinturasNegras (catalan).

Dos viejos comiendo, Goya, Pinturas negras.


Estic totalment en contra de l'adscripció caricaturesca de la pintura negra de Goya. Crec, pel contrari, que la fisiognomia s'hi correspon als personatges reals de l'època. Hi és cert que per al nostre etnocentrisme, gestos y formes facials del segle XVIII – formes musculars facials conseqüència d'un gest més deshinibit i lliure – les nostres bones maneres permeteixen nomès gestos facials molt continguts - , no s'ha d'oblidar, així com d'una higiene dental, facial y dermatològica absolutament desastrosa - poden resultar grotescos i en el límit de la caricatura - “Les visages sont à la limite de la caricature “(1,73) - .

La edad adscrita a los comensales de Dos viejos comiendo es igualmente una muestra más del etnocentrismo cultural - una manera culta de decir "nuestra simpleza en el análisis - con que se examina el arte de otras épocas. Yo pregunto ¿son dos viejos los que comen? A qué edad podían considerarse viejos dos rufianes en el siglo XVIII? Yo no me atrevería a afirmarlo. 

Y de esa prepotencia falsamente académica para afirmar y sentar cátedra, esta nuestra historia del arte plagada de tópicos absurdos e inadmisibles.

Bibliografia.-
-1.- Goya, regards et lectures, Actes du Colloque tenu à Aix-En-Povence, les 11 et 12 de decembre de 1981, Publications de la Université de Provence, Aix.en Provence CEDEX, 1982, BA/21493-1 BNE-Madrid.

dijous, 16 d’agost de 2012

Las Parcas

"It may well be that Goya began this painting, as well as the Saturn, with a fairly definite theme in mind, which was then altered and superceded by the obsessive and inexplicable intervention of a more personal and enigmatic symbolism that rose to the surface while the artist worked. (más)" Fred Licht, from his book Goya, published by Abbeville Press 2001, page 221.

Las Parcas, Goya.

Asmodea

Asmodea, boceto, Goya, Museo de Basilea
Asmodea, que en realidad era Asmodeo. Ya veremos el porqué del cambio.
Asmodea, Goya,

" Otras variadas interpretaciones han sido propuestas, entre las que cabe mencionar la de Diego Angulo Iñiguez, que postula una relación con el mito de Ícaro.

John Moffit ha relacionado la obra con el mito de Prometeo, y describe “Aquí vemos a la diosa Minerva transportando a Prometeo hacia un gran peñasco, el monte Cáucaso, mientras un par de soldados modernos y vestidos a la francesa la apuntan con sus fusiles”. (Wikipedia).

Como vemos interpretaciones hay para todos los gustos. Yo también tengo la mía pero la expondré al final de estudio conjunto. Pienso que todas componen un puzzle que ha de ser coherente. Antes de decir sandeces hay que componer el puzzle.

La relación entre boceto (Museo de Basilea) y Asmodea (Museo de El Prado) la voy a estudiar con lupa porque me parece muy discutible.

Saturno devorando

Saturno.
Saturno devorando a su hijo, Goya 1819, Museo de El Prado.
Saturno foto de Laurent.

El perro.

O las mil sandeces dichas acerca de una pintura inacabada. A destacar la de Antonio Saura : "Es el cuadro más bello del mundo." Saura pintor mediocre donde los haya ha querido probar suerte con Goya..., pocas alforjas para tan gran viaje.

" Hasta hoy hemos visto las Pinturas Negras con los ojos equivocados por culpa de una restauración excesiva y desgraciada que siguió a la poco cuidadosa transferencia de las obras del muro al lienzo. Hasta hoy hemos visto las Pinturas Negras con los ojos equivocados por culpa de una restauración excesiva y desgraciada que siguió a la poco cuidadosa transferencia de las obras del muro al lienzo... más"

Fotografía realizada por J. Laurent, hacia 1874, que muestra el estado de la obra antes de ser trasladada del muro de la Quinta del Sordo.
El perro, Goya, 1819-1823.

El Aquelarre

Una más que buena página web de wikipedia nos vas a servir de introducción a esta serie de catorce páginas sobre cada una de Las Pinturas Negras de la Quinta del Sorde realizadas por Francsico de Goya Lucientes. Más literatura sobre el tema podemos encontrar en mi blog enbuscadegoya.blogspot.com.

Empezamos por El Aquelarre.

Aquelarre, Goya.

¿Qué puedo decir de nuevo sobre El Aquelarre?

Pues lo más novedoso que puedo decir es que me da la impresión de que el Gran Cabrón que preside el cuadro fue añadido después de terminada toda la composición. Este no sería el primer caso. El perro y Asmodea me sugieren macro-retoques semejantes sobre cuadros ya terminados.

Aquelarre, 1797, Goya, Museo Lázaro Galdiano.
La posición central del macho cabrío en el aquelarre puede ser significativa en cuanto a mi suposición.